PIRATA SUBASTA SU VIDA POR INTERNET

Al británico Ian Usher no le pudo ir mejor en la vida.

Emigró a Australia hace seis años, obtuvo la nacionalidad, montó un negocio excelente de ski acuático en Perth, y tenía hasta hace poco una existencia envidiable.

Casa propia, una pantalla de televisión que parecía más bien de cine, piscina y una bicicleta de montaña con la que habría ganado el Tour de France sin montarse en el aparato.

En fin, de todo.

Además, se casó con la mujer de sus sueños, alguien a quien describe en su página de internet como “la mejor chica de la Tierra, la quise mucho y ella también me quiso”.

Casi un poema de Neruda la cosa.

Tragedia

Hasta que la vida de pachá moderno se le vino abajo porque el bueno de Ian descubrió un día que su mujer estaba enamorada de otro.

Fue la comprobación brutal de que los sueños convertidos en realidad pueden terminar transformándose en una pesadilla de la que uno no parece despertar.

Una verdadera desgracia.

Pero Ian Usher, que antes de irse para Australia había hecho de todo, no está dispuesto a dejarse vencer por la adversidad.

En lugar de dedicarse al trago o suicidarse, Ian ha decidido tomar las cosas por el lado más pragmático. Está vendiendo su vida entera en e-Bay.

Para ser más claros, está subastando su existencia material.


Perth
Perth se convirtió en el paraíso para Ian Usher, hasta que vino el divorcio

Subasta masiva

La idea es vender su casa de tres habitaciones y dos baños, su automóvil Mazda y una motocicleta Kawasaki que se puede desplazar a una velocidad de más de 200 kilómetros por hora.

Ian espera conseguir la suma de US$460 mil, porque el suertudo que se lleve lo que se remata, cargará además el televisor de marras, un jet acuático, una equipo de buceo y la famosa bicicleta de montaña.

La cuenta regresiva para la subasta ya comenzó y ésta se realizará el 22 de junio.

Quien quiera tener más detalles de la tragedia, puede entrar a la página de internet de Ian Usher que comienza con la filosófica sentencia: “Hola, mi nombre es Ian Usher, y ¡ya me cansé de mi vida! ¡no quiero más! ¡Lo pueden tener todo, si quieren!”.

Toda una declaración de principios.

Vida barata

Ian no es el primero en vender su existencia en subasta.

El año pasado, Nicael Holt vendió su nombre, su número telefónico, sus propiedades terrenales, su círculo de amigos y cinco amantes potenciales.


ebay
Ebay se ha convertido en el lugar en el que Ian Usher venderá su vida

Claro que mientras Ian Usher no es tonto y quiere sacar provecho de la adversidad, Nicael Holt es una estudiante de filosofía, y que mejor manera de probarlo que vender lo inmaterial, lo valioso: la identidad, los amigos, las amantes que nunca fueron pero que pudieron serlo.

Holt también incluyó su colección de 300 CDs, que, sospechamos, incluía a Leonard Cohen y Pink Floyd.

Adam Burtle, un estudiante universitario estadounidense vendió su alma en una subasta que llegó a US$400, hasta que e-Bay decidió retirarla, por lo poco práctico de la transacción.

Y un comprador desconocido compró a Nicael Holt, literalmente, por menos de US$7.000.

No somos nada. O somos muy poco.

This entry was posted in internet, Ridículas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s