CONMOCION POR MENDOCINA POSEIDA POR EL DIABLO


Su marido contó que sufre de “repentinos ataques” y que entre seis personas no pueden sujetarla por su fuerza. Un pastor contó que la roció con agua bendita y reaccionó a los gritos y retorciéndose. Los vecinos la vieron caminar por el aire.
El hombre acudió este jueves a los medios de comunicación locales para pedir desesperadamente ayuda de un exorcista o un psiquiatra para que asistan a su esposa, de 21 años, ya que todo el pueblo de Tres Porteñas, en el interior de Mendoza, cree que la joven está “poseída por el demonio”.

Según relató Julio Alonso, de 28 años, su esposa, de 21, hace ocho meses presenta “repentinos ataques” que la hacen vagar sin rumbo y sin conciencia.

Incluso, los vecinos del pequeño poblado dicen que en esos momentos la joven mujer tiene mucha fuerza y que se ha provocado lesiones.

“No puede ser sujetada ni por seis personas adultas. Incluso yo la he visto dando saltos de más de cuatro metros de distancia”, dijo el compungido marido, según publica hoy el diario mendocino Uno.

Tres Porteñas es un pueblo de 9.000 habitantes en medio de un rico paisaje de viñedos de la zona central de la provincia de Mendoza, en el municipio de San Martín.

“Tengo que cuidarla. En cualquier momento ella sale sin rumbo. Ya la he tenido que ir a buscar a varios kilómetros de distancia y ella, cuando recupera la conciencia, no sabe dónde está ni cómo volver”, contó el hombre.

“Los médicos que la han revisado no encontraron ninguna enfermedad física. Los electroencefalogramas han dado perfecto”, explicó el marido de la chica.

“Ahora necesitamos que un psiquiatra y un sacerdote con experiencia en este tipo de casos nos ayuden”, pidió.

Por su parte, Julio Bustos, el médico del pueblo, confirmó que el caso debió ser derivado al hospital Perrupato, en la villa cabecera de San Martín, para que a la joven la trate un especialista.

A su vez, Damián Villegas, pastor de la Misión Evangélica Metodista Pentecostal, citado por diario Uno, explicó que la joven reaccionó gritando y retorciéndose “cuando la roció con agua bendita”.

En esa línea, Julio Alonso sostuvo: “Yo soy católico, pero no he podido tomar contacto con ningún cura porque no consigo hacer entrar a mi mujer a una iglesia”.

Los vecinos de Tres Porteñas, por otro lado, aseguran que en sus paseos nocturnos “la chica camina como si no tocara el suelo y tiene la mirada totalmente perdida”.

This entry was posted in esotéricas, Religiosas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s