Cómo contactar al diablo y no pactar en el intento

En un congreso de exorcistas se reunieron especialistas de todo el mundo para discutir sobre las consecuencias de invocar al mal. Detalles sobre el lado oscuro del que debe ser difícil volver

Involucrarse en la corriente espiritual New Age o usar talismanes, entre otras formas de contactar el “mundo de las tinieblas”, puede hacer que el demonio se apodere del cuerpo y mente del pagano en cuestión, dijo en México, Francesco Bamonte, un reconocido exorcista católico italiano.

“La acción extraordinaria del demonio tiene tres posibles causas”, explicó Bamonte, autor del libro Los daños del espiritismo, durante el III Congreso Nacional de Exorcistas organizado a puerta cerrada, del 16 al 20 de julio por la Arquidiócesis de México.

“La primera tiene que ver con la propia culpa, cuando se asumen actitudes supersticiosas, además de ejercer prácticas de ocultismo, pertenecer a sectas satánicas o esotéricas, involucrarse en la corriente del New Age o creer en el poder de los talismanes, de las pirámides de energía, la cartomacia, el tarot”, advirtió.

La segunda “puede ser causa de un maleficio elaborado o mandado a realizar por una tercera persona, mientras que la tercera puede ser un llamado especial de Dios para que la persona ofrezca su sufrimiento en las garras del demonio por la salvación de otras almas”, añadió el maestro de la Universidad Pontificia Regina Apostolorum de Roma .

La “infestación”, definida por la Iglesia católica como “la molestia del demonio sobre cosas y objetos inanimados, como por ejemplo, pasos de personas que no se ven o sonidos de campanas que no existen” es otro de los “grados de acción del demonio”, según Bamonte.

Otro grado, prosiguió Bamonte, es “la vejación diabólica, que consiste en agresiones físicas que el diablo ejerce sobre una persona y se manifiesta con rasguños, golpes, llagas, purulencias, incisiones en la piel y demás daños corporales sin explicación natural”.

Una “obsesión demoníaca” también puede manifestarse, según el católico italiano, atormentando “la imaginación y la memoria del hombre con ideas, imágenes y sensaciones obsesivas con el fin de doblegar la voluntad de la persona, orillándola a cometer actos irracionales y destructivos, como el suicidio o el asesinato”.

Pero como muchas de estos signos pueden confundirse con enfermedades mentales, Bamonte pidió a sacerdotes exorcistas mexicanos evaluar cada caso “con la mayor prudencia posible”, el principal objetivo del encuentro.

Y es que de cada 10.000 personas que dicen estar poseídas por el demonio sólo una quizá estará atrapada por el “maligno”, además de que el rito católico para exorcizar es muy distinto al que se ve en las películas de Hollywood, dijo su vez el párroco mexicano Jesús Aguilar.

“Las posesiones son totalmente esporádicas, ya que de 10.000 personas que digan estar posesas quizá una sola lo estar “, dijo el párroco.

El fallecido Juan Pablo II, por ejemplo, como sacerdote sólo “hizo sólo tres exorcismos”, añadió Aguilar. Los signos “de una real posesión diabólica son hablar, comprender y escribir y leer idiomas desconocidos por la persona; conocer circunstancias que los son imposibles de saber al poseso, como pecados del exorcista u otra persona; tener una fuerza desmedida pero sobre todo la aversión por los sagrado: a Dios, a la Iglesia, etc”, explicó Bamonte.

This entry was posted in esotéricas, Religiosas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s