Abuela se prostituye para no sentirse sola


La mujer, de 73 años años, tiene hijos y nietos que no saben cómo se gana la vida. Según reveló, “echaba de menos la esquina donde había pasado tanto tiempo y conocía a mucha gente”.

Una abuela de 73 años que logró dejar la prostitución tras más de dos décadas de ejercerla en una esquina de la capital portuguesa declaró a la prensa lisboeta que volvió a vender su cuerpo para no sentirse sola.

Mariazinha, como la identifica Diario de Noticias, tiene hijos y nietos que desconocen cómo se gana la vida y esta a punto de tener un bisnieto.

Entrevistada por el periódico, que publica una foto en la que se la ve de espaldas, asegura que llegó a abandonar la prostitución tras ejercerla durante 22 años en los muelles de Cais do Sodre, en la desembocadura del Tajo.

Pero después de seis meses “estaba siempre sola, no tenía a nadie y echaba de menos la esquina -declaró- donde había pasado tanto tiempo y conocía a mucha gente”.

La anciana critica la grosería e indiscreción con la que se trata ahora a las prostitutas y afirma que mantiene algunos clientes desde hace muchos años que a veces la buscan sólo para hablar.

This entry was posted in Sexo. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s