España: le insistían que eran gases y al final tuvo una beba de más de tres kilos

La protagonista es una inmigrante chilena, de 43 años, que ya tenía dos hijos, de 12 y 15. Le habían diagnosticado además “menopausia precoz”, pero ella menstruaba.

Son gases, son gases”, repetía totalmente convencida la doctora M.L.D.L. a su paciente, la chilena Griselda del Tránsito Navarro, 43 años, quien después de nueve meses de dolores y vómitos acudió a un hospital público español con su marido, “porque ya no daba más”. Allí le informaron que sus problemas no eran los gases sino que estaba embarazada y en pleno proceso de parto. Tres horas después, Griselda daba a luz a una beba de 3,15 kilos de peso y 49 centímetros de estatura bautizada Pamela Andrea.
La noticia estalló ayer y ha producido un gran revuelo en toda España. Griselda y su marido Pablo Antonio Garrido, chileno de 45 años, se han convertido en estrellas de los medios de comunicación, especialmente la televisión.
También participan los hijos de la pareja, Constanza, de 15 años, y Pedro Pablo, de 12, que no terminan de entender bien cómo tienen, de pronto, una hermanita que nadie esperaba.Griselda y Pablo están felices de la hija que les ha llegado repentinamente, pero indignados por la mala de atención médica que recibió la inesperada madre en Alcalá de Henares. Han resuelto denunciar el caso ante la Asociación El Defensor del Paciente, cuyos letrados han querellado contra la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.
Lo que más preocupa al matrimonio es que erróneamente le fueron administrados a la futura madre hasta diez tipos de medicamentos distintos. Temen que esos remedios puedan haber afectado a la pequeña Pamela Andrea.”Ahora esto es para reírse, pero yo me siento muy burlada. Mi médica no me ha hecho caso y no hacía sino darme pastillas”, se lamentó Griselda.Los diagnósticos equivocados comenzaron en los primeros meses del 2005, cuando el médico le informó a Griselda que padecía de menopausia precoz. Pese a la opinión del profesional, cuando la mujer continuó teniendo normalmente sus períodos decidió cambiar de médico.
Desde enero pasado, Griselda sufría de malestar general, náuseas y dolores. Acudió al ambulatorio, donde una médica le insistió en que el diagnóstico (que estaba equivocado) de “menopausia precoz”, era válido y que, además, sus problemas se debían a los gases y la retención de líquidos.En ningún momento la inmigrante chilena fue sometida a una prueba de embarazo, pese a que, en mayo, le comentó a la médica que, por sus experiencias anteriores, es posible que se encontrara en estado. Cuando le informó a la médica que había engordado seis kilos, ésta le explicó que se trataba de la retención de líquidos, por lo que le administró más medicamentos innecesarios.
En la noche del 14 de setiembre pasado, Griselda pasó una mala noche y a las siete de la mañana del día siguiente decidieron con Pablo ir a un hospital porque “no aguantaba más”. A las 7.30 la pareja de inmigrantes llegó al servicio de Urgencias del Hospital Príncipe de Asturias, donde le hicieron un reconocimiento minucioso y varios análisis.A las once de la mañana entraron varios médicos y les informaron que Griselda estaba embarazada y en medio del proceso de parto. Eran las 2 de la tarde cuando llegó Pamela Andrea.
Pablo comenta: “Y ahora, otra vez a cambiar pañales”.
This entry was posted in Medicina. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s