Lo daban por muerto, pero apareció en su velorio


Su familia pensaba que había sido asesinado de una golpiza durante una pelea callejera
_____________________________________________________________________________________

Un joven que supuestamente había sido asesinado a machetazos apareció en el salón donde sus familiares ya habían comenzado con los preparativos para su velorio, tras cumplir con los trámites legales, según indica un artículo publicado por el diario Los Andes en su versión digital.

El insólito caso se conoció ayer, pero ocurrió el martes a la noche en la ciudad de San Vicente, a 200 kilómetros de Posadas, Misiones.

Al mediodía, la Policía había sido alertada sobre una pelea a machetazos en una chacra del paraje San Alfonso, a unos 20 kilómetros de la zona urbana. Al llegar al lugar, un grupo de efectivos se encontró con el cuerpo de un joven que presentaba profundas heridas en la cabeza y el rostro.

Los agresores, identificados como Alfredo Alsanowicz, de 53, y su hijo Adrián, de 19, fueron inmediatamente detenidos, gracias a los datos que aportaron los vecinos de la zona.

Según las fuentes, la víctima había robado una olla de un campamento de obreros rurales, lo que disparó la persecución del joven por parte de los dos hombres.

El delincuente llegó a herir a Alfredo, quien enseguida cayó al piso. Su hijo, enfurecido, lo masacró a machetazos y llevó a su padre al hospital, ubicado a unos 20 kilómetros. Desde allí llamó a la comisaría y contó lo sucedido.

Como es habitual en estos casos, la Policía inició una investigación para establecer la identidad del muerto. Cuatro hombres fueron llevados hasta la comisaría y allí reconocieron que se trataba de Juan Carlos Coito, de 33 años, un familiar suyo. Esos hombres eran su padre, dos hermanos y uno de sus cuñados.

Por orden judicial, el cuerpo fue entregado a los familiares, que decidieron velarlo en el salón parroquial.

Cuando la familia se disponía a velarlo, algunos parientes advirtieron que quien había muerto no era Coito, sino otra persona, a pesar de su claro parecido.

Mientras algunos fueron hasta la comisaría para explicar el error, Coito apareció en el salón. La Policía retiró rápidamente el cuerpo del otro joven, que fue enterrado en el cementerio de El Soberbio, aunque sin ser identificado.

This entry was posted in Cadáveres. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s